Astronomía Interior: electrónica y pop que nace de la experiencia

Jesús Báez y Ángel Mosqueda, miembros de Zoé, cumplieron el sueño de formar el proyecto musical del que llevaban hablando por décadas

Por  PABLO MONROY

noviembre 21, 2022

Cortesía Universal Music

Zoé lleva más de 25 años siendo una de las bandas más consolidadas en el panorama musical mexicano y latinoamericano. Este tiempo les ha dado la oportunidad a sus integrantes de forjar una amistad y conexión musical que muchos músicos envidiarían. Pero, incluso antes de que iniciara la historia de la banda, Ángel y Jesús (bajista y teclista de Zoé, respectivamente) ya soñaban con grabar un álbum lleno de electrónica y pop. Hoy, más de dos décadas después, el proyecto se hizo realidad y nació Astronomía Interior.     

El dúo lanzó en octubre ‘Un día especial’, la primera probada de su sonido que después será incluida “en un grupo de canciones heterodoxas, imaginativas y contundentes”.

“Chucho y yo tocamos desde muy jóvenes”, dice Ángel Mosqueda a Rolling Stone en Español. “Tuvimos la oportunidad de empezar a componer muy jóvenes y a grabarnos, no nada más teníamos nuestras diferentes bandas de rock con nuestros cuates, sino que siempre tuvimos mucha curiosidad de lo que era grabar una rola. Analizábamos canciones de los Beatles, Soda Stereo, Pink Floyd, y decíamos ‘¿Cómo le hacen?’. Así establecimos un vínculo muy padre y muy fuerte de músicos y de amigos. Platicábamos que nosotros también teníamos que hacer nuestro disco”. A lo que Chucho Báez agrega: “Era un sueño, una idea, una inquietud que ya traíamos desde muy chicos, Ángel y yo”. 

Ángel y Chucho, amantes de una escena electrónica que comenzaba a tomar fuerza, se inspiraron también en artistas como Kruder y Dorfmeister, Primal Scream, The Chemical Brothers, Daft Punk, entre otros. Tenían el profundo deseo de experimentar con este tipo de sonidos, estructuras y programaciones; “Es precisamente lo que estamos haciendo en Astronomía Interior, explorando el lado electrónico y -por supuesto- pop, que siempre nos llamó la atención”, dice Jesús. 

Sin embargo, la vida se interpuso en el camino y otros proyectos comenzaron a llenar la agenda de estos dos músicos. Ángel se fue a estudiar a la universidad, Chucho se fue a vivir a la Ciudad de México, y fue ahí cuando se gestó un grupo al que dedicaron gran parte de su atención. “En ese momento nace Zoé. Y ¿qué te puedo decir? Llevamos 25 años de picar piedra con esa banda que nos ha dado mucho”, dice Ángel.  

“Es un proyecto paralelo a nuestras carreras como compositores, como músicos, como cuates”. JESÚS BÁEZ
Cortesía Universal Music

Fue necesario que llegara un virus a detener el mundo para que esta idea, que había existido durante tanto tiempo en el inconsciente de los dos, al fin tuviera la oportunidad de tomar forma. Como Ángel lo dice: “Fue hasta ahorita, después de varios años que se nos abre esta posibilidad, estuvimos en un receso por obvias razones, en este caso la pandemia, comenzamos a intercambiar rolas y fue cuando dijimos, ‘Venga, es el momento’. Así sucedió, de una manera muy natural”. De esta forma, sin las presiones que viven los miembros de una banda activa actualmente, Mosqueda y Báez tuvieron todas las condiciones para realizar el material a su gusto y con toda la calma. 

El dúo, a distancia, comenzó a realizar un intercambio virtual de ideas y sonidos que describen como un “ping-pong”, uno le mandaba al otro una idea, a la que el otro le agregaba un arreglo, una nueva capa o un nuevo sonido. Así comenzaron a trabajar en lo que sería su primer álbum. “Nos empezó a funcionar este sistema de componer y trabajar a distancia gracias a la tecnología”, afirma el teclista. El resultado es un material muy fino, en el que menos, es más, justo como lo pensaron. “Uno de los lineamientos que seguimos era hacer un disco muy simple, rayando en lo minimal, algo muy limpio”, señala Ángel.

Obviamente, después de más de dos décadas formando parte de la escena musical en México y el mundo, los miembros de Zoé cuentan con algunas facilidades que no tiene cualquier proyecto que empieza desde cero. “A los 16 años, usábamos una 4 track, un casete, ahora pocos sabemos qué son [esas cosas], y actualmente contamos ya con un estudio, el que tenemos con nuestra banda y el que tiene cada quien en casa. Tenemos recursos que son extremadamente útiles para iniciar un proyecto como estos”, dice Jesús. “Nos sentimos muy afortunados por el lugar en el que estamos. No es un proyecto que empieza de cero, partimos teniendo cierta experiencia, varios discos hechos, sabemos cómo funciona. Es una extensión de nuestras carreras. Es un privilegio y estamos muy agradecidos ya con haber llegado aquí”.

No solo es la parte tangible, la de los estudios, contactos, amigos y recursos que han logrado generar, 25 años también les han brindado un regalo intangible que es la correspondencia musical que han podido formar colaborando en innumerables escenarios y estudios. Han aprendido a entenderse muy bien musicalmente, y sienten que el trabajo conjunto les ha llevado a discrepar en muy pocas ocasiones.

Pero además de las facilidades, también se toparon con nuevos retos. Los músicos se encontraron con la libertad de explorar áreas que no habían podido explorar gracias a la naturaleza que tiene Zoé, lo que significó nuevos desafíos y posibilidades: “Por ejemplo, no es solo un cantante, estamos los dos cantando, y eso es muy divertido. En algunas canciones alternamos, en otras yo hago armonías, nos da mucha libertad para trabajar con las voces”, nos cuenta Báez.

La composición es el fuerte de este par de músicos mexicanos, por eso, para crear la parte lírica de Astronomía Interior, integraron a un amigo suyo de toda la vida; se trata de Bernardo Román, escritor, compositor y pintor, que estuvo a cargo de las letras que conforman los temas del disco. “Fue una parte muy importante, porque el valor que tienen las letras era muy grande para nosotros, y él fue la persona indicada”, dice Mosqueda. “Tiene una facilidad total de crear imágenes y temáticas muy relacionadas con el proyecto, o que incluso definen al proyecto. Teníamos muy claro que queríamos que tuviera mucho pop. Afortunadamente Bernardo tiene muchas historias en su cabeza y mucha poesía en su manera de decir las cosas, tiene temas muy profundos e inventa cosas muy finas. Lo único que se le pidió es que fuera algo pop, algo digerible. Y me gusta mucho el resultado”, añade.

”Ver hecho realidad esto que veníamos ideando desde hace mucho tiempo es muy satisfactorio“. ÁNGEL MOSQUEDA.
Cortesía Universal Music

Otra parte esencial para la creación del álbum fue la incorporación de Damian Taylor como productor. El canadiense, seis veces nominado al Grammy, es conocido por haber trabajado con Björk, The Prodigy y Arcade Fire, entre muchos otros. El dúo considera que Taylor fue “la cereza de todo el postre”, porque redondeó todo el proyecto de una manera muy especial, ayudando a que tomara la mejor forma final. “Nos cayó como anillo al dedo su trabajo, porque es básicamente su onda, electrónica y pop”. Entre otras personas que ayudaron a darle forma al primer material de Astronomía Interior se encuentran Yamil Rezc, Christian Jean y Luis Lopez Valls. “Estamos contentos de habernos topado con mucha gente que trabajó en este disco”.

Después de crear su disco, han estado explorando las posibilidades de llevar su música a distintos escenarios; por ejemplo, Astronomía Interior ha sido confirmado para presentarse en el Festival Vive Latino 2023. Los músicos están en una etapa de “desglosar las canciones para ver qué va a tocar cada quién”, nos cuenta Báez. “Estamos empleando un sistema muy padre, inventado por nosotros, que es ‘de lo simple a lo complicado’. Nos estamos dando cuenta de que una vez más tenemos mucha libertad, por la simplicidad de la música, para transportar el álbum al escenario. Surgen muchos espacios para seguir experimentando”.

A pesar de que con Zoé lanzaron su más reciente material, Sonidos de Karmática Resonancia, en 2021, y siguen promocionándolo en escenarios de alrededor del mundo, Ángel Mosqueda y Jesús Vázquez aseguran que este solo es el inicio para Astronomía Interior y que además de las 10 canciones que pronto verán la luz, el público puede esperar más material en el futuro. “Somos muy afortunados de compartir con nuestros otros amigos el otro grupo, pero también está padre irse ramificando, la música da para mucho, y el espacio que tiene Astronomía Interior es propio, es un espacio que no se mezcla con lo otro”, dice Mosqueda. “Es un proyecto que empieza y está aquí para quedarse”, concluye Chucho.