Asistente de dirección de Rust admite no haber revisado el arma de Alec Baldwin

Dave Halls le dijo a los investigadores que no puede recordar si Hannah Gutierrez-Reed, la encargada del armamento en el set, revisó por completo el cañón

Por  NANCY DILLON

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en whatsapp
Compartir en email
Set de Rust en el que Alec Baldwin disparó accidentalmente un arma que resultó en el fallecimiento de la directora de fotografía Halyna Hutchins.

Jae C. Hong

Dave Halls, el asistente de dirección que le entregó a Alec Baldwin el revolver cargado que mató a la directora de fotografía Halyna Hutchins en el set de Rust, le dijo a los fiscales del caso que “debió haber revisado” todo el cilindro del arma mortal con mucho cuidado antes de declararla como “pistola fría”, pero no lo hizo.

En una nueva declaración registrada en la documentación oficial del caso, Halls describió cómo debieron ser los protocolos de seguridad para la manipulación de armas de fuego en la cinta y qué fue lo que ocasionó el trágico final el pasado 22 de octubre. “Revisé el cañón por si tenía obstrucciones; la mayoría del tiempo no hay balas reales”, le dijo a uno de los detectives.

También aseguró que usualmente hacía una inspección visual con la responsable del armamento, Hannah Gutiérrez-Reed. “Ella abrió y revisó el cilindro y dije ‘pistola fría’ en el set”, detalló en su declaración juramentada. Halls admitió que ese día ella le enseñó el artefacto antes de reanudar los ensayos, pero él “solo puede recordar haber visto tres cartuchos”. “Él aceptó que debió haberlos revisado todos, pero no lo hizo, y no puede recordar si [Gutiérrez-Reed] hizo girar el cilindro”, señaló la detective Alexandria Hancock.

Gutiérrez-Reed, de 24 años, también compareció ante las autoridades y aseguró que la mañana del incidente revisó los cartuchos de utilería con los que estaba cargado el revólver, y se aseguró “de que no hubiera proyectiles reales”. Asimismo, dijo que la pistola, descrita por las autoridades como un revolver F.LLI Pietta 45 Long Colt, estaba guardada en una caja fuerte dentro del remolque de utilería durante la hora de almuerzo, y después fue sacada por la directora de utilería Sarah Zachry. Cuando los investigadores le preguntaron a Gutiérrez-Reed cómo llegó allí una bala real, esta respondió que nunca se dejaba una munición real en el set.

Halls relató ante los fiscales que después del tiroteo, Gutiérrez-Reed abrió el revolver en frente de él para mostrarle que había al menos cuatro casquillos falsos con agujeros en sus laterales, y uno sin agujeros que “no tenía la ‘tapa’ puesta y solo era un cartucho”.

En una rueda de prensa realizada este miércoles, el jefe de policía Adan Mendoza informó que se extrajo un “proyectil de plomo” del hombro del director de Rust, Joel Souza, quien se encontraba detrás de Hutchins cuando esta recibió el impacto en el pecho. “Creo que hubo algo de complacencia en este set”, aseveró el oficial, añadiendo que aún es muy pronto para discutir sobre posibles cargos criminales.

Al preguntarle sobre las especulaciones sobre si uno o más miembros de la producción usó el arma para practicar los disparos dentro o fuera del set, Mendoza se negó a decir si su equipo había escuchado algo similar en las declaraciones de los testigos. “Estamos al tanto de esos rumores y estamos investigando si son o no ciertos. Quiero invitar a cualquiera que tenga alguna información sobre el accionar del arma fuera del set, ya sea por práctica o por cualquier otra razón, a que se acerque a las autoridades”, indicó.

El incidente ocurrió el pasado jueves cerca de las dos de la tarde durante los ensayos del western en el que Baldwin interpreta al abuelo de un chico de 13 años que accidentalmente asesina a alguien. Para la escena, el actor se encontraba sentado en un banco de madera de una pequeña capilla en el rancho Bonanza Creek, practicando desenfundar el arma. Allí, sacó el revolver de su estuche y apuntó hacia el lente de la cámara.

De acuerdo con los informes preliminares, Halls “agarró” el arma cargada de un carrito que estaba “a las afueras de la estructura debido a las restricciones por el COVID-19”, y se la entregó a Baldwin mientras gritaba “pistola fría”, un término que indica que el artefacto no contiene municiones reales y su uso es seguro.

El camarógrafo Reid Russell le comentó a las autoridades que el rodaje había continuado a pesar de que “alrededor de seis” miembros del equipo de grabación se habían retirado esa mañana reclamando malos tratos en el proyecto de bajo presupuesto.

Souza le dijo a los investigadores que la jornada se había extendido más de lo esperado porque únicamente tenían una cámara para hacer la filmación. Poco antes de que el actor disparara accidentalmente el arma que le quitó la vida a Hutchins, la producción había tenido que mover la única cámara a otra posición porque la luz externa estaba proyectando una sombra. Cuando Baldwin estaba ensayando en el nuevo ángulo y tiró del gatillo, un estallido hizo eco en todo el set. Luego de la explosión, Russell se dio cuenta de que Souza estaba sangrando y escuchó a Hutchins decir que no podía sentir sus piernas.

Otro miembro del equipo, Serge Svernoy, hizo una publicación de Facebook en la que decía: “La sostuve en mis brazos mientras moría. Su sangre estaba en mis manos. A veces por ahorrarte unos pesos contratas personas que no están completamente calificadas para este trabajo tan complicado y peligroso, y poner en riesgo las vidas de otras personas que están cerca y la tuya misma (…). Es una gran responsabilidad evitar una tragedia así”.

Tras el incidente Hutchins, de 42 años y madre de un niño de nueve, fue llevada a un hospital en Albuquerque donde falleció. Souza, de 48 años, fue llevado a un hospital en Santa Fe donde recibió tratamiento y posteriormente fue dado de alta.

“Estoy en shock por la pérdida de mi amiga y colega, Halyna. Era amable, alegre, increíblemente talentosa y siempre me impulsaba a ser mejor”, comentó el director en un comunicado.

“No hay palabras que describan mi conmoción y tristeza respecto al trágico accidente que cobró la vida de Halyna Hutchins, una esposa, madre y profundamente respetada colega”, escribió Baldwin en su cuenta de Twitter en la mañana del viernes. “Estoy cooperando con la investigación de la Policía para esclarecer cómo ocurrió esta tragedia y estoy en contacto con su esposo, ofreciéndole mi apoyo a él y a su familia. Mi corazón está roto por su esposo, su hijo y todo aquel que conoció y quiso a Halyna”.

Halls, quien en 2019 fue despedido del set de Freedom’s Path por la inesperada activación de un arma, no ha respondido la solicitud de ROLLING STONE para dar su versión de los hechos públicamente.