noviembre 2, 2021

Así fue cómo la pandemia desequilibró el circuito de presentaciones y giras en Latinoamérica

Los cambios en los protocolos de bioseguridad han convertido a Latinoamérica en una pesadilla logística

Por  JULYSSA LÓPEZ

Zoé en Septiembre durante su concierto en Miami.

Majo Grossi/MediaPunch/IPx/AP Images

La pandemia ha tenido un gran impacto en la industria musical y en los eventos en vivo y en directo. Sin embargo, Latinoamérica ha sido el lugar con mayores consecuencias debido al número de muertes causadas por la Covid-19, la disparidad en el número de vacunas y la caída económica que trajo el año pasado han hecho que algunos países retomen sus actividades culturales con mucha precaución. Es por eso que pocas bandas se han aventurado a proveer giras por latinoamérica por ahora. Debido a esa desigualdad en medidas de bioseguridad y vacunación, organizar un tour o un festival musical ha sido una tarea logística titánica, casi imposible. La mayoría de los artistas prefiere esperar hasta que Latinoamérica vuelva a abrirse de manera homogénea antes de pensar en conciertos por acá.

Algunos artistas como Zoé han logrado hacer giras promocionales de su nuevo álbum, Sonidos de Karmática Resonancia -que fue lanzado en Abril de este año- en Estados Unidos. Esto cuenta como una bendición así la banda todavía no pueda tocar en México, Chile, Argentina o Colombia. Por ahora, Luana Pagini -la coordinadora de estrategia de la gira de Zoé- cuenta con 26 shows fijos en Estados Unidos. A pesar de ser una banda con larga trayectoria y una base sólida de seguidores Pagini afirma que están tristes por no poder tocar en casa pero que están haciendo lo que pueden en medio de estas circunstancias.

“Artistas latinoamericanos han decidido que su mejor oportunidad es tocar en Estados Unidos. No obstante, esto trae un nuevo set de dificultades: las visas de trabajo aumentaron de precio, los artistas están compitiendo por lugares para tocar, buses de gira y la gasolina está a un precio astronómico”. Eso nos cuenta Diana Rodriguez, CEO y fundadora de la firma Criteria Entertainment. Varios de los artistas con los que trabaja decidieron retrasar sus giras hasta el 2022. Algunos de estos artistas son Draco Rosa y Francisca Valenzuela.

La artista mexicana Silvana Estrada fue invitada, durante el otoño, a ser telonera de Rodrigo y Gabriela durante 11 shows que iban desde Atlanta hasta Minneapolis. Ella tomó la oportunidad sin pensarlo dos veces. A principios de año, Estrada había conseguido algunas presentaciones en España a principio de año. Tocar en México era una posibilidad muy lejana pues el país ha tenido dificultades con la cadena de vacunación y hasta ahora es el cuarto país con mayo cantidad de personas fallecidas debido a la Covid. El país está dividido y solo algunas ciudades- como Ciudad de México, Guadalajara, Monterrey, Chiapas y Veracruz -por la frontera están reabriendo sus puertas a festivales y eventos live

Estrada lleva varios años amasando una audiencia de seguidores en su país natal y no poder tocar para ellos ha sido devastador para la artista. En especial porque varios seguidores le han preguntado por Instagram cosas como “¿por qué estás tocando en España? ¿cuándo vas a venir? ¿acaso odias tu país?”. Estrada cuenta que lo que los seguidores no saben es la cantidad de restricciones que tiene México en este momento y lo difícil que es organizar una gira ahora mismo.

Al igual que muchos artistas, Estrada ha tenido problemas para conseguir la visa de trabajo para Estados Unidos. Su equipo pagó las tarifas adicionales para poder acelerar el proceso. Sin embargo, todo tomó mucho tiempo. Luego de tanto esperar, le concedieron una cita en Guadalajara en un lugar en donde solo dos personas estaban trabajando en aprobar o rechazar peticiones. Cinco horas después, Estrada salió con permiso en mano y, a pesar de haber perdido el primer show de su gira por la demora en los documentos, ella se siente afortunada y agradecida.

Los pocos artistas que han encontrado la manera de organizar sus giras por latinoamérica coinciden en que el circuito de los festivales se siente desequilibrado. Desde la cancelación del festival Viña del Mar, en Chile, todo se ha sentido desbalanceado. Viña del Mar se celebra en febrero y siempre era el inicio de los festivales musicales en latinoamérica, y usualmente las giras se organizaban alrededor de ese evento. Y parece ser que el festival Viña del Mar va a seguir en pausa hasta el 2023.

Alfredo Alonso, el director artístico y productor ejecutivo del festival desde el 2019, nos cuenta que “estamos perdiendo mucho porque llevamos haciendo este festival más de 60 años. Viña del mar es un imán para productores y artistas” Al quitar esa naipe se desestabiliza el castillo, es decir, hay muchos festivales en Argentina, Perú y Bolivia que se organizan alrededor de Viña del Mar y debido a eso estos festivales también se ponen en pausa.

Alonso también hace parte de Bizarro Live Entertainment, una compañía que se encarga de gestionar y organizar la mayoría de eventos de entretenimiento en Sudamérica. Algunos de los países que abarca son Chile, Colombia, Perú y Bolivia. Alonso ansia poder organizar giras apenas Latinoamérica esté abierta a los festivales otra vez pero al mismo tiempo dice sentir que el ritmo al que van puede demorar un poco el proceso.

Alonso afirma que “Las giras en Latinoamérica siempre han sido tambaleantes, un artista viene un año y luego otro artista viene el siguiente. La mayoría de artistas que comienzan sus giras en Norte América quieren venir a tocar en marzo y ahora estamos tratando de organizar el calendario lo mejor que podamos para tener la mayor cantidad de shows disponibles.”

Si bien volver a latinoamérica genera unos malestares logísticos, los artistas están aliviados de poder tocar aquí otra vez. La mayoría de ellos ha esperado dos años para poder tocar en casa. La semana pasada Zoé tuvo su primer concierto en México y sobra decir que fue un éxito, ahora mismo Pagini está trabajando en asegurar otras fechas para la banda pero ella cree que la audiencia tendrá paciencia “porque les da esperanza saber que hay música en vivo en otros lugares como Europa o Norteamérica y les recuerda que falta poco para que pueda sucede acá.”

Trending