Diapositiva anterior
Diapositiva siguiente
Diapositiva anterior
Diapositiva siguiente

Artistas que debes conocer: Yeisy Rojas

La artista cubana transformó la nostalgia y el orgullo por su país en una reconciliación con sus raíces.

Por  ROLLING STONE

enero 19, 2024

Cortesía Yeisy Rojas

Yeisy Rojas es una cantautora y violinista cubana con un sonido que mezcla el pop cubano, folklore, jazz latino y algo de jazz funky. Tras años de estudio de música clásica, fungió como violinista para el Ballet Nacional y Ópera de La Habana antes de mudarse a Noruega para estudiar jazz y violín en el Conservatorio de la Universidad de Kristiansand.

Te puede interesar: Artistas que debes conocer: MILANDREA

Vivir en el extranjero representó un gran cambio para Yeisy. “Al principio extrañaba mucho a Cuba, y llegué a sentirme sola y un poco deprimida”, le cuenta a ROLLING STONE en Español sobre el camino que la llevó a crear su debut, A Mis Ancestros, “mi medicina fue escuchar música cubana”. Comenzó a escuchar y conectar con artistas como Chucho Valdés e Irakere, inspirada a crear a través de su voz y violín. 

“Dejo que la música hable”

Yeisy descubrió el violín a los 7 años cuando los profesores del instituto donde trabajaba su madre la confundieron como participante de las audiciones a los cursos. Tras aprobar las pruebas y empezar sus clases, decidió que a diferencia de sus compañeros que soñaban con formar parte de orquestas, ella quería crear su propia música. “Mi música es como una mezcla de lo que yo escucho”, dice citando influencias de su juventud como Alejandro Sanz, Selena Quintanilla y Christina Aguilera por su escritura y la manera en la que se comunicaban con su público. Recuerda noches en las que se iba la electricidad en Cuba y solía ponerse a cantar en la oscuridad frente a libros que imaginaba eran su propia audiencia. 

Su proyecto como solista trajo el estreno de A Mis Ancestros, álbum debut nacido de la nostalgia que sentía por sus raíces y los ritmos cubanos viviendo en Noruega, así como de la necesidad de mostrar “que la música cubana no es solo salsa, sino que hay influencia de África, hay tambores, hay rumba”. Para Yeisy, la música cubana no se estudia, “no es solo teórica” ni es solamente música “para bailar”, se tiene que vivir allí para sentirla.

‘Mama Inés’ es uno de los sencillos principales del álbum. Está basado en el poema ‘Ayer me dijeron negro’ de Nicolás Guillen que resonó con Yeisy por el racismo que prevalece en su país y el resto de América Latina. La hizo recordar tiempos en los que su alrededor en Cuba la impulsaba a alisar su cabello rizado, mientras que en el extranjero sus rizos le atraían cumplidos por su belleza. “Este disco ha sido mi encuentro y mi reconciliación con mis raíces”, expresa.

La religión Yoruba, una de las principales en Cuba, se ve representada en ‘Oh Felicidad’, una canción tradicional cantada a Oshún, la reina del amor. Yeisy canta un rezo en lengua yoruba con un fragmento en español creado por ella misma. Para lograrlo, buscó la ayuda de un Babalawo, un sacerdote de la religión.

“La música tiene que tener un mensaje”

A Mis Ancestros fue grabado en Madrid en un solo día de octubre del 2022, más de un año antes de su lanzamiento. Yeisy atribuye la espera a su perfeccionismo, “hasta que no consiga que escuche el violín y me den ganas de llorar, hay que seguir grabando el violín”. La entrega cuenta con la colaboración de músicos reconocidos como Gastón Joya y Rodney Barreto, quienes integraron la banda del legendario Chucho Valdés.

Sobre la representación de música afrolatina y afrocubana, la cantante considera que los artistas afro permanecen bastante ignorados. “Yo pienso que es difícil, pero no es imposible”, dice sobre el futuro y con esperanza hace referencia al gran momento que vivió el regional mexicano durante el 2023. “Si ellos lo pueden hacer, la gente lo puede hacer también”, concluye con ilusión.

Con su proyecto musical, Yeisy busca que su música “llegue a mucha gente”, espera poder pararse en grandes escenarios y escuchar que el público cante las letras que ha escrito. Para ella, el mejor reconocimiento como artista sería poder soltar el micrófono y que el canto de sus espectadores termine la canción.