Diapositiva anterior
Diapositiva siguiente
Diapositiva anterior
Diapositiva siguiente

Artistas que debes conocer: Daniel Caine

El guitarrista británico crea música instrumental en la que confluyen el post rock, el ambient y la new age.

Por  RICARDO DURÁN

junio 4, 2024

Cortesía prensa Dan Caine

Daniel Caine no tuvo en su radar el concepto de post rock hasta que ya había grabado un par de discos, y alguien le habló de ese género, que en este siglo se ha difundido gracias a bandas como Mogwai, Sigur Rós o Mono. Eso resulta curioso porque la música de este artista británico, nacido en Liverpool, muestra una confluencia de post rock, ambient y new age, sin que para él resulte peyorativo que se le catalogue con esta última etiqueta, que reconoce como una de sus influencias porque sus padres escuchaban mucho a artistas de aquel género.

Su padre tocaba guitarra clásica, le regaló un instrumento, y le enseñó algunos acordes. A partir de eso, Dan siempre ha tratado de crear su propia música, no sentía mayor interés por aprender a tocar las canciones de otros artistas, y comenzó a grabarse cuando tenía unos 14 o 15 años. Durante su adolescencia (ahora tiene 35 años), era un gran fan de R.E.M., entonces, la música de esta banda le fue inspirando para tomar la guitarra y empezó a evolucionar a partir de ese acercamiento. Luego fue concentrándose en escuchar mucha música instrumental, sin fijarse realmente en quiénes la creaban, aunque -por otro lado- resalta el trabajo de Neil Young en la guitarra eléctrica como otra de sus grandes influencias; “Me gusta mucho la expresividad de su estilo”, dice.

A los 21 años consiguió un equipo de grabación adecuado para comenzar a registrar más seriamente lo que tocaba. “Yo no sabía lo que estaba haciendo en términos de producción, solo me estaba expresando, y en un momento dado tenía suficiente música como para un álbum”. Ese primer álbum (Ephemeris) vio la luz en 2013, y se empezó a dar una reacción interesante por parte de la gente, en una respuesta que le inspiró para seguir creando música. A lo largo de su carrera ya ha grabado 14 discos y dos EPs, en un trabajo increíblemente prolífico que nos sumerge en profundas meditaciones con sonidos que para algunas personas serían ideales a la hora de meditar o leer.

Sin embargo, lo que hace Daniel Caine no es ese murmullo de fondo que vende Spotify en sus playlists funcionales, es mucho más profundo, auténtico e íntimo. Tan íntimo, que Caine -un hombre introvertido, amable y de pocas palabras- nunca ha presentado su música en vivo. “Por alguna razón no quiero hacerlo, no siento ese deseo, es extraño, pero no me opongo del todo a la idea de tocar en vivo alguna vez”, confiesa.

Interpretar su música en vivo implicaría dirigir a varios músicos que tocaran todas las capas que componen sus temas, y él acepta que prefiere funcionar como una especie de científico que trabaja encerrado en el laboratorio, en su estudio. “Me gusta hacer las cosas a mi manera y tener control total, todo lo he producido yo; tal vez haya aspectos negativos en eso, pero necesito control creativo sobre lo que hago”, asegura, y explica que todo su trabajo de producción ha sido desarrollado de forma autodidacta.

Signals, su álbum más reciente, se publicó hace pocas semanas, y para él representa el triunfo del espíritu sobre la adversidad; “Tiene que ver con el hecho de enfrentar tiempos difíciles, ansiedades y pensamientos intrusivos, pero tener el poder interior para resurgir como una persona más fuerte”, explica. “Ese es esencialmente el mensaje, especialmente en el último track, ‘We Will Get Through This’”.

Entiende que sus temas pueden parecer muy suaves, pero siempre llevan una carga muy fuerte de esperanza y la necesidad de generar un cambio en la conciencia. “Mi intención es ayudar a la gente a despertar de alguna manera, llegar a un estado superior de conciencia, porque eso lo es lo que yo siento cuando hago mi música”, confiesa, añadiendo que para él es claro que eso puede sonar un poco cursi. Su música es una especie de silencio precioso en el que se propicia una conexión con espacios más elevados de la realidad. Esa conexión probablemente tenga que ver con la forma en que él desarrolla su trabajo, dejando que simplemente que los sonidos fluyan. “Siempre ha sido algo muy intuitivo”, dice Caine. “Yo me siento, empiezo a grabar, y voy grabando lo que sale, creo que es una expresión de mí mismo a través de la guitarra”.