Usted Señalemelo profundiza la exploración sonora en Tripolar, su tercer disco

En el sucesor de II (2017), los mendocinos recurren a la colaboración de grandes invitados como Guillermo Vadalá y Gustavo Santaolalla

Por  MARTÍN SANZANO

Foto: Lea Frutos

Hay varios elementos explícitos en el tercer disco de Usted Señalemelo. Primero está el título, Tripolar, un juego de palabras que sirve para seguir enumerando sus lanzamientos (el anterior se llama II) y que, además, le hace un guiño a las tres personalidades que conforman al trío compuesto por Juan Saieg, Lucca Beguerie Petrich y Cocó Orozco. Segundo, la portada, con tres osos polares en diferentes moods, un trabajo del diseñador Roy García que viene a ponerle aún más literalidad al asunto. Es elocuente, también, que el disco arranque con “Nuevo comienzo”, el primer single de esta nueva etapa del grupo. Y es explícita, todavía más, la necesidad que tenían los mendocinos de dar un salto sonoro (“Salto al espacio” se llama, justamente, una de las canciones más pop del disco) luego de tres años sin música nueva. 

Para darle forma a Tripolar, recurrieron a la producción conjunta de Rafa Arcaute (Luis Alberto Spinetta, IKV, Babasónicos, Andrés Calamaro) y Nico Cotton (Wos, Cazzu, Nicki Nicole, Conociendo Rusia), llamaron a una leyenda, Guillermo Vadalá, para que se hiciera cargo de los bajos en 10 de las 13 canciones que componen el álbum y le confiaron gran parte del disco a las teclas de Claudio Cardone, que aportan el colchón necesario para activar el despegue en los momentos clave (por mencionar dos, los estribillos de “Las flores sangran” y “Cabo”). Pero, además, para darle otra vuelta de rosca al sonido convocaron a un arreglador de su provincia natal, Joaquín Guevara, y hasta sumaron a Gustavo Santaolalla y su steel guitar para que haga su aporte en “La verdad”, una canción que recuerda al soul psicodélico de Khruangbin

(Foto: Lea Frutos)

Las ideas iniciales de este disco nacieron poco tiempo después del lanzamiento de II (2018) y justo antes de la pandemia, un período de encierro que aquietó las aguas del grupo en pleno ascenso y que, de alguna manera, trifurcó las energías. Cuando volvieron a reunirse, para su sorpresa, el saldo era más que positivo: había canciones previas para resignificar, canciones nuevas para tocar y búsquedas individuales que, puestas a funcionar en grupo, venían a aportar algunos caminos interesantes por los que seguir andando. Un buen ejemplo es “Melodía de viento”; el tema que hizo Juan Saieg para Azul, el hijo que tuvo con Vera Spinetta en plena cuarentena.

“Tu mano está intentando tocar la mía, de este lado/ y entiendo, así buscás vernos/ por siempre nos tendrás espiandote”, canta sobre un suave arpegio de guitarra que se vuelve canción de cuna. Y pone la primera pausa luego de una seguidilla energética que encuentra su pico más alto en los falsetes de “TRAS”.   

En “Sol”, Usted Señalemelo ensaya la neopsicodelia de corte Tame Impala para poner a jugar a las teclas al servicio de la canción. En “Nena, dime algo”, en cambio, revisitan el registro de “Agua marfil”, su gran éxito, para terminar despojados en “Horizonte” y una base de bajo que suena como latidos de un corazón cargado de melancolía. La coda, a cargo de “Calma”, con una de las mejores interpretaciones vocales de Saieg, y “Gandalf”, con la lectura del poema “Primavera”, de Alfonsina Storni, lejos de venir a rellenar la obra no solo la completan, sino que empujan más allá los límites y profundizan la exploración del trío. “Primavera es gacela/ fugitiva/ y furtiva/ ¡vuela!”.

CONTENIDO RELACIONADO

It seems we can't find what you're looking for.