Soda Stereo al Salón de la Fama del Rock & Roll: el sueño de un fan mexicano cobra cada vez más fuerza

La petición que lanzó Miguel Gálvez, un licenciado en Comunicación que vive en California, recolectó más de 30.000 firmas de todo el mundo

Por  MARTÍN SANZANO

junio 14, 2023

Cerati, Bosio y Alberti, tres pilares del rock latinoamericano.

Foto: Archivo La Nación

El diario británico The Guardian publicó el mes pasado un extenso artículo en su sitio web sobre Soda Stereo, “la banda más grande de Argentina”, tal como la clasificaron en el título. La nota, firmada por el periodista estadounidense Andy Meek, profundiza sobre el redescubrimiento del trío compuesto por Gustavo Cerati, Zeta Bosio y Charly Alberti, al que comparan con The Police, y hace énfasis en el repentino interés que surgió por la obra de la banda, especialmente en el público de habla inglesa. 

“Su música ahora también llega a una audiencia internacional de hablantes no hispanos que nunca estuvieron expuestos al grupo en todos estos años. Entre esos fanáticos se destaca Chris Martin, el líder de Coldplay, quien recientemente se tatuó ‘Gracias totales’, las famosas palabras de agradecimiento de Cerati en el concierto de despedida de Soda Stereo en 1997. Bono también se declaró fan en un correo electrónico a Alberti hace un par de años”, dice el artículo. 

Un recorte del artículo que publicó The Guardian sobre Soda Stereo (Foto: Captura)

También hay testimonios de primera mano de Alberti, Bosio, el puertorriqueño-estadounidense Carlos Alomar –productor del álbum Doble Vida (1988) y colaborador de David Bowie– y Laurie Fromont, una francesa que conoció la música de Soda Stereo en plena pandemia y se hizo fan. “Inmediatamente me trasladó a otro lugar con una atmósfera relajante, como un escape mental durante la terrible situación en la que estábamos todos”, dijo la mujer de 42 años.

El artículo menciona además la petición que ya reunió más de 30.000 firmas de personas de 62 países para hacer de Soda Stereo el primer grupo en español en ser inducido al Salón de la Fama del Rock & Roll (se puede firmar acá). Quien lleva adelante esta cruzada es Miguel Gálvez, un mexicano que vive hace más de dos décadas en California y que sueña con ver a su banda favorita en el lugar que merece.

Su primer contacto con el trío argentino fue en la adolescencia, a través de un famoso programa de televisión mexicano de los ‘80 llamado Video Éxitos. “Llegué a casa después de la escuela, me puse a hacer tareas, prendí la televisión y sale la conductora Gloria Calzado contando que estuvo en el festival de Viña del Mar y que apareció una banda de Argentina llamada Soda Stereo, que hacían rock en español, y a mí me llamó la atención porque hasta ese momento el rock era solo en inglés. Puso el video de ‘Sobredosis de TV’ en Viña del Mar y me revolucionó el cerebro. ‘¡Apágalo! ¡Enciéndelo!’ Fue increíble la música, la imagen, una experiencia totalmente nueva”, recuerda Gálvez en diálogo con ROLLING STONE

Luego de ese primer flechazo televisivo, pasó un buen tiempo y un amigo le prestó el casete de Nada personal (1985). El sonido le encantó, pero recién cuando se hizo de su propia copia en vinilo de Ruido blanco (1987), el primer álbum en vivo de Soda Stereo, se dio cuenta de que se trataba de la misma banda que lo había impactado en televisión. 

Como ciudadano de Mexicali, el punto más al norte de Latinoamérica, Miguel no tenía esperanzas de poder ver a Soda Stereo en vivo. Sin embargo, a fines de 1988 el trío anunció una gira por todo el país que incluía un show en su ciudad, un gesto que no hizo más que reforzar el vínculo entre la banda argentina y el público mexicano. “Se agotaron todos los boletos en cuanto salieron a la venta”, recuerda Gálvez. “Fue el concierto de rock más masivo de la historia de mi ciudad. Las autoridades municipales querían suspenderlo por temor a la violencia, drogas, desmanes. No pasó nada. Fue un concierto muy tranquilo, muy ordenado, éramos más de 15.000 personas y quedó demostrado que el rock no era algo peligroso”, cuenta.

Hace más de 10 años, mientras hacía zapping antes de salir a cenar con su esposa, Miguel se cruzó con la repetición de la ceremonia de inducción de U2 al Salón de la Fama del Rock & Roll. Automáticamente, pensó: “Soda Stereo tiene todo para formar parte“. Se puso a investigar y se dio cuenta de que no había ni un músico de rock en español, más allá de Carlos Santana. “El rock en español, lamentablemente, es invisible para el mercado anglo. No es una cuestión racista, es así”, explica Miguel. Con los contactos que le quedaron de sus años como editor de espectáculos, se puso al hombro la misión de llevar adelante una campaña seria y sostenida para conseguir que los nombres de Cerati, Bosio y Alberti se inscriban para siempre en los libros oficiales del rock.

La petición fue lanzada oficialmente el 1° de septiembre de 2020 y enseguida recibió el apoyo de medios de comunicación de todo el mundo, como así también de artistas que se vieron influenciados por el legado de Soda, desde Enrique Bunbury hasta Gustavo Santaolla. Si bien las firmas sirven como instrumento de presión para las autoridades, Gálvez aclara que no hay una cifra exacta que garantizar que la banda argentina sea inducida al Salón de la Fama del Rock & Roll. Pero, por supuesto, no pierde las esperanzas y se despide en esa tónica: “¡Nos vemos en la ceremonia de inducción para celebrar!”.

CONTENIDO RELACIONADO