Música por necesidad y urgencia. Artistas de todo el país salen a tocar a la calle en contra del DNU

Impulsados por Juan Pablo Fernández, de Acorazado Potemkin, un grupo de músicos canta este sábado, desde las 17, como señal de preocupación y protesta

Por  HUMPHREY INZILLO

diciembre 29, 2023

Juan Pablo Fernández: "La idea surge como un camino alternativo para llevar el arte a las calles".

 “Amigxs, seguro ya están al tanto del desastre económico, social y cultural en curso que estamos viviendo en Argentina. Para enfrentar este retroceso todas las inventivas y acciones son válidas, necesarias y urgentes. Quienes quieran apoyar esta movida desde sus territorios, pueden hacerlo de manera autogestiva. Es simple, en cualquier esquina, tocar música en contra del Decreto de Necesidad y Urgencia que pone en venta, literalmente, lo que aún quedaba de la República Argentina”. Esa es la consigna que lanzó el guitarrista, cantante y compositor Juan Pablo Fernández (Pequeña Orquesta Reincidentes, Acorazado Potemkin) para convocar a sus colegas a participar, este sábado 30, de una protesta/festival itinerante.

Desde las 17, artistas de todo el país salen a tocar en la calle, la esquina, el balcón o la ventana, para expresar su descontento por las decisiones que está tomando e imponiendo el gobierno actual. ”La idea surge como un camino alternativo para llevar el arte a las calles y no dejarse avasallar por la energía circundante. El arte cura, enseña y trasmite valores. Para eso nos juntamos. Vení con el mate, un instrumento o tú voz”, convocaban desde las redes sociales. 

“Le pusimos ese nombre, obviamente, por la necesidad de salir rápidamente al cruce del DNU y a esta idea del protocolo. Nos parece que la música en la calle, tocando para la gente, es algo cultural. Es lo que no se puede silenciar, que no se puede evitar, porque es algo que tenemos y nos hermana”, le explica Fernández a ROLLING STONE. “Me refiero a la música compartida en la calle, con los amigos, con los vecinos. Todo lo que tiene que ver con juntarse a guitarrear. Pero también, muchos colegas van a tocar al piano con la ventana abierta, o van a salir a tocar al balcón. La idea es que todos los músicos y músicas salgan a la calle para compartir con su público, que se junten, que se encuentren, que la guitarra vaya pasando. Y que la gente vaya encontrándose con sus amigos, sus artistas, para compartir las canciones. En definitiva, lo que se hace siempre. No mediado en este caso por la industria económica de comprar una entrada, ni una tiquetera; simplemente por el hecho de lo que uno siente con la música, que nos ayuda a entender el momento y el lugar en el que nos toca vivir”.

Juan Pablo Fernández está entusiasmado. “La música nos hermana, la música nos hace mejores, nos hace entender, nos hace pensar y  eso es lo que sentimos cuando empezamos a pasar la voz, con este juego de palabras contra el decreto, tomando esas palabras como algo urgente que había que hacer. Porque no hay que dejarse avasallar, ni empezar a pensar que la normalidad es el protocolo. Lo normal es juntarse con los amigos a cantar y a tocar. Esa es la cultura que tenemos, eso es nuestra ciudad. Esto es lo que somos y por eso enseguida se prendió muchísima gente de todo el país. La repercusión fue inmediata y solidaria”.

Fernandez recibió adhesiones de artistas de distintos puntos del país, La Plata, Quilmes, Rosario, Hurlingham, Avellaneda, Junín, Roca, Bragado, Trenque Lauquen, Pehuajó, Bariloche, Neuquén, Corrientes y Gualeguaychú. Y de músicos como Me Darás Mil HIjos, Cucuza Castiello, Pablo Dacal, Sol Bassa y Lucio Mantel. Fernández hará lo propio en Gaona y Bolivia, en el oeste de la ciudad de Buenos Aires.

Fernández manifestó especial preocupación por lo que pueda pasar con el Inamu y el Fondo Nacional de las Artes. “Son dos instituciones ligadas a la música, que infieren e intervienen en el mundo de la cultura, directamente. La sensación, como todo el mundo de las artes, de la ciencia, del género, de la diversidad, es que estamos viendo con muchísima preocupación este avasallamiento que se le parece muchísimo a una suma del poder público y a una avalancha sobre el Congreso. Esperemos que tenga la integridad para frenar y discutir, caso por caso, y ponerle freno a este ataque a los derechos adquiridos, y al desprecio a la cultura y a los grupos colectivos con los que se trabaja en distintos estamentos del arte”.

CONTENIDO RELACIONADO