Guía Rolling Stone: Morrissey, más allá del pesado legado de The Smiths

En la previa del regreso del cantante de Manchester a Buenos Aires, un repaso por lo mejor de su discografía solista

Por  JOAQUÍN VISMARA

septiembre 6, 2023

GENTILEZA SONY MUSIC

Para anticipar la nueva visita de Morrissey a Buenos Aires –el 17 de febrero, en el Movistar Arena–, un repaso por su discografía solista, una obra tan consistente que logró una auténtica proeza: ganarse un lugar por mérito propio, más allá del pesado legado de la banda de Manchester.

Tenés que tenerlo

Viva Hate (1988)

Con la separación de The Smiths aún fresca, Morrissey salió a probar su vigencia sin Johnny Marr. El productor Stephen Street y el guitarrista Vini Reilly ayudaron a dar forma a un disco que funciona como un hilo invisible entre el fin de su banda y el comienzo de su carrera solista, ya sea por proximidad melódica (“Suedehead”, “Everyday Is Like Sunday”) o por petardismo discursivo (“Margaret on the Guillotine”, el título que no llegó a tener The Queen Is Dead, y que fantasea con la decapitación de Thatcher).

Your Arsenal (1992)

Borrón y cuenta nueva tras el tropiezo de Kill Uncle. Con producción de Mick Ronson, Moz canaliza las influencias de T-Rex y David Bowie para alcanzar su propia versión del glam con lírica afilada (“Glamorous Glue”, “Certain People I Know”), y para trasladar algo de la musculatura del arte de tapa a su ya forma clásica de hacer canciones (“You’re the One For Me, Fatty”, “Tomorrow”). El disco le valió su primer gran escándalo gracias a “The National Front Disco” y su relato ¿irónico? de un joven fascista.

Vauxhall and I (1994)

Después de varios intentos de tomar distancia, Morrissey hizo las paces con el pasado en su cuarto disco. La maniobra sirvió para terminar de darle forma a su identidad como solista. Vauxhall and I contiene varias de sus letras más personales y observaciones agudas que enaltecer a canciones como “Now My Heart Is Full”, “Billy Budd”y “The More You Ignore Me, the Closer I Get”.

You Are the Quarry (2004)

Todos lo daban por retirado y Moz emergió triunfante con su séptimo álbum. Siete años de silencio discográfico fueron rematados con uno de sus mejores trabajos, dardos a la cultura estadounidense (“America Is Not the World”), un statement político personal (“Irish Blood, English Heart”), cuestionamientos a su educación católica (“I Have Forgiven Jesus”), una cuota hermosa de melodrama (“Let Me Kiss You”) y un hit inmediato (“First of the Gang to Die”).

Ringleader of the Tormentors (2006)

Con su estética alla Deutsche Grammophon, Morrissey aspiró a conseguirse su propio clásico. Grabado en Roma con producción de Tony Visconti y arreglos orquestales de Ennio Morricone en la teatral “Dear God Please Help Me”, su octavo disco brilla en “You Have Killed Me”, el melodismo de “In The Future When All’s Well” y brinda su mejor postulado en años en “The Youngest Was the Most Loved”: “No existe tal cosa como lo normal”.

Material selecto

Southpaw Grammar (1995)

El quinto disco de estudio de Morrissey tiene todo para ser el más difuso, desde dos canciones de más de diez minutos, un largo solo de batería y el sample orquestal tétrico del inicio. Pero al dramatismo se lo combate con los chispazos guitarreros de “The Boy Racer”, “Dagenham Dave” y “Reader Meets Author”, dosis de rabia justa para combatir el optimismo imperante del britpop.

Years of Refusal (2009)

De vuelta con la producción de Jerry Finn, Morrissey alcanza su costado más enérgico en años con un repertorio afilado y una banda pujante, capaz de convertir su historia con los antidepresivos en una gema de punk-pop (“Something Is Squeezing My Skull”), rendirle pleitesía a su nuevo hogar (“I’m Throwing My Arms Around Paris”) y versar sobre el fin del amor con sorna (la marchante “One Day Goodbye Will Be Farewell”).

World Peace Is None of Your Business (2014)

En el disco siguiente a la publicación de su autobiografía en 2013, Moz reemplazó la metáfora por la literalidad. Su décimo álbum es una suerte de compendio de su toma de posición en diversos temas, sean la defensa de los derechos de los animales (“The Bullfighter Dies”), la guerra (“I Bury the Living”) o su mirada sobre el sistema político actual en el tema que da nombre al disco.

I Am Not a Dog on a Chain (2020)

Después de años de priorizar su persona pública para apoyar todo lo políticamente incorrecto (como a la extrema derecha británica), Moz volvió a enfocarse en las canciones para su por ahora último disco. El resultado coquetea con la electrónica (“Once I Saw the River Clean”) y los experimentos sonoros (“The Secret of Music”) y da su mejor hit en años (“Knockabout World”).

Para una inmersión

Kill Uncle (1991)

Tras finalizar su sociedad con Stephen Street, y antes de la llegada de Alain Whyte y Boz Boorer a su banda, Moz grabó un álbum de transición donde el coqueteo con el rockabilly (“Sing Your Life”) y su chispa pop inapagable poco pudieron hacer en medio de un repertorio que, con la excepción de “Our Frank”, nunca volvió a sonar en vivo.

Maladjusted (1997)

El intento de volver a las raíces le permitió a Morrissey crear una de sus mejores composiciones de la década (“Alma Matters”), pero también dio lugar a canciones complejas que no fueron del todo bien recibidas, amenazas a su exbaterista tras perder un juicio por regalías (el spoken word “Sorrow Will Come in the End”) y un sinsabor general que se tradujo a un hiato discográfico de siete años.

Low in High School (2017)

En el pico de su performance como vocalista, Morrissey publicó el disco más difuso de su carrera. Low in High School combina su militancia pro Brexit (“Jacky’s Only Happy When She’s Up on the Stage”), algún coqueteo polémico con ritmos latinos (“The Girl from Tel-Aviv Who Wouldn’t Kneel”) y opiniones de política exterior por parte del tipo que decía que la paz mundial no es asunto tuyo (“Israel”, “Who Will Protect Us from the Police?”).

California Son (2019)

Afianzado más que nunca en su rol como intérprete, Moz cedió a la tentación de grabar un disco de covers, en el que conviven clásicos folk de Bob Dylan (una confusa lectura de “Only a Pawn in Their Game”), Joni Mitchell, Phil Ochs y Carly Simon, junto a versiones de Roy Orbison, Nico y el ícono glam Jobriath. LP y Billie Joe Armstrong suman como valor agregado en un resultado final dispar.

Singles

Gran parte de sus himnos tuvieron vida propia fuera de los discos. La mayoría fue rescatada en los compilados Bona Drag, World of Morrissey y My Early Burglary Years.

“The Last of the Famous International Playboys” (1989)

En su tercer lanzamiento solista, Morrissey elevó al estatus de playboys a los mellizos Ronnie y Reggie Kray, gangsters que se habían adueñado del East End londinense en los 50.

“Interesting Drug” (1989)

En su segunda colaboración con la base rítmica de The Smiths luego de “The Last…”, Morrissey volvió a atacar al thatcherismo. Una celebración del goce como acto de resistencia.

“Ouija Board, Ouija Board” (1990)

Moz fue acusado de promover el ocultismo por esta canción, en la que se conecta mediante una tabla ouija con una amiga muerta. “Mi único contacto con los muertos fue cuando hablé con un periodista de The Sun”, fue su respuesta.

“November Spawned a Monster” (1990)

Sobre un beat cercano al madchester, el Bocón de Manchester pasa de la compasión al humor negro para referirse a las personas con discapacidad, puesta a prueba del límite de los prejuicios de cada oyente.

“Piccadilly Palare” (1990)

Con Andy Rourke en bajo y Suggs, vocalista de Madness, en coros, Morrissey retrató la prostitución masculina en las inmediaciones de Piccadilly en Londres.

“My Love Life” (1991)

Después de un segundo disco sin la recepción esperada, Moz y el guitarrista Mark Nevin borraron todo rastro de rockabilly y se encauzaron en el pop, con Chrissie Hynde como invitada.

“Pregnant for the Last Time” (1991)

Mientras ponía a punto su pluma tras Kill Uncle, esta es su primera colaboración con el guitarrista Boz Boorer, sociedad creativa que mantiene hasta hoy.

“Interlude” (1994)

Versión de un clásico perdido de los 60, habilitó la demorada colaboración entre Morrissey y Siouxsie Sioux, durante las sesiones de Vauxhall and I. La alianza se quebró a partir de una discusión por el clip.

“Boxers” (1995)

Con la historia de cómo un boxeador sufre una derrota en una pelea en su ciudad natal como fachada, Morrissey parece haber querido hablar de su propio vínculo con un público fiel y devocional en momentos de crisis.

Para leer

Mozipedia – Simon Goddard

Después de escribir Songs That Saved Your Life, una biografía extensiva sobre The Smiths, el periodista Simon Goddard decidió crear el libro definitivo sobre el vocalista, con un formato enciclopédico que incluye discos, canciones, lugares, colaboradores, ídolos y más. Se publicó en 2009, por lo que una nueva edición actualizada se impone como necesidad.

CONTENIDO RELACIONADO