[Cuestionario RS] Alan Madanes: “Estar en contacto con perros suele ayudarme a calmar la ansiedad”

El actor de Querido evan revela sus lecturas, de Leila Guerriero a Jorge Wagensberg, y explica por qué responder estas preguntas es, para él, una experiencia sobrenatural

Por  HUMPHREY INZILLO

noviembre 30, 2023

Alan Madanes tendrá un verano agitado, entre el teatro y la grabación de su primer disco como solista.

El verano pinta movido para Alan Madanes. El 12 de enero, en el teatro Maipo, reestrena la segunda temporada de Querido Evan, uno de los sucesos del teatro musical de 2023. “Nos tiene muy entusiasmados. Es una experiencia profundamente transformadora ser parte de un musical de estas características, no sólo por la historia sino además por la conexión que se generó con el público”, explica este cantante y actor. 

Al mismo tiempo, está preparando su primer disco. “Estoy encarando la producción, y supongo me tomará todo el verano. Escribo la letra y la música de las canciones, y junto con Jaime Ramona mi productor grabamos en su casa/estudio todos los instrumentos nosotros, a excepción de la batería que se graba en estudio aparte. Soy multiinstrumentista desde chico y no sé más que tocar con instrumentos analógicos. Es el primer salto con fuerza que doy hacia la composición y la publicación de trabajos propios, siempre fui intérprete, ya sea de teatro musical o en series musicales, pero estoy abriendo por primera vez una puerta íntima y personal en este primer disco, con muchas ganas de salir a tocarlo el año que viene”, añade. De ese trabajo, ya adelantó dos singles, “32 de diciembre’’ y “A mi manera’’.
También acaba de rodar una serie para Prime Video, pero no suelta ningún detalle más. Otro de los sucesos de 2023 fue Freeks, la serie de Disney  que cuenta la historia de una banda de rock. “Tuvo una repercusión muy hermosa entre los adolescentes y fue un trabajo muy disruptivo para la compañía, con la que ya había trabajado antes. Me tocó agarrar el bajo esta vez en la piel de Ludovico que es el bajista y cofundador de la banda de la historia. Por otra parte, me voy a Uruguay en febrero a filmar una película de autores uruguayos, intercalando el rodaje entre semana para poder cumplir con la temporada de teatro en Buenos Aires, y estoy con un proyecto unipersonal de teatro de un texto original bellísimo, es una obra de texto que quisieramos estrenar en lo posible a mitad de año”, se entusiasma.

Y también se entusiasma cuando habla del momento que atraviesa el teatro musical en la Argentina: “Siento que está estimulando a las personas de una forma cada vez más llamativa. Existe una relación con el género de mucha apertura emotiva, la música siempre es el componente ideal para que eso suceda pero a su vez nos estamos encontrando con historias cada vez más comprometidas. En Querido Evan interpreto a un joven muy problemático y muy conflictuado con la dinámica escolar entre compañeros y estudios, hijo de una familia de profesionales y buen confort de vida. Hay poca profundidad en sus relaciones, nadie le presta mucha atención, y es en esa lejanía en la que se pierde, la que lo lleva a dañarse y querer escaparse de todo”.
Hace unas semanas, participó del Fetemu, el Festival de Teatro Musical dirigido por Pablo Gorlero. “Es una experiences que conjuga esto que te contaba antes, historias interesantes, un público enardecido por los musicales y una nueva visión de que en el teatro las disciplinas y las experiencias pueden mezclarse de una manera integral y convocante. En un mundo donde estamos habituados al consumo y la información de manera constante, reservarse una hora y media del día para sentarse en la butaca y adentrarse en una historia que te lleva a caminar a su ritmo creo que está cobrando otro peso. Por eso pienso que crece la concurrencia a las salas con respecto a los últimos años de pandemia y previos a la pandemia en Buenos Aires, y por eso pienso que nos convoca a los actores a intercalar nuestras actividades audiovisuales con más y más teatro: hay una profunda necesidad de volver a encontrarnos físicamente todos en un mismo lugar y hay una estructura de resistencia a los nuevos paradigmas que permite que esto suceda. Queremos encontrarnos, hoy más que nunca”.

 En medio de su agitada agenda, Alan se toma un buen tiempo para responder el Cuestionario RS.


1. ¿Cuándo fue la última vez que fuiste a una disquería? ¿Qué disco te llevaste? ¿En qué formato?

Soy bastante amigo de los viejos formatos, me gusta conservar la música y tenerla conmigo. Hace ya un par de años que tengo en casa una modesta colección de discos de vinilos, los últimos que se sumaron fueron 1 un álbum recopilatorio de los Beatles, algunos discos de los Chili Peppers y Hasta luego, de Los Rodriguez. Soy de la época del CD, pero desde hace algunos años voy habitualmente a las disquerías a por los vinilos y a llevarme libros o cosas por el estilo.

 2. ¿Te acordás de los sueños habitualmente? ¿Tenés algún sueño recurrente?

No suelo tener buena memoria para los sueños, es costumbre olvidarlos muy rápido. Sueño muy poco pero cuando recuerdo alguno son casi siempre sueños largos, quiero decir, con muchas tramas, realidades distintas, muchos personajes involucrados. Tal vez sea por eso que me los olvido, pasan demasiadas cosas.  

3. ¿Sos buen cocinero? ¿Cuál es tu especialidad?

La respuesta más confiable sería la de algún comensal. Lo que sí puedo reconocer en mí es un gran amor y una dedicación por la cocina, me gusta poner un disco y tomarme mi tiempo en preparar una comida, y me gusta más cocinar para otra persona que para mí solo: me pongo más exigente, quiero hacerlo bien, no quiero decepcionar a nadie. No soy de inventar cosas raras, más bien soy de los que disfrutan de ejecutar una buena receta. Pastas y salsas, salteados de verduras, carnes y acompañamientos, de todo un poco; cocino más bien platos salados, no soy mucho de hacer postres.

4. ¿Tenés mascotas?  

Nunca conviví directamente con animales, pero si entro a un lugar donde hay un perro es inevitable que me tire al piso a jugar o simplemente quedarme cerca suyo. Estar en contacto con perros suele ayudarme a calmar la ansiedad, tienen un ritmo natural de vida que es diferente al del humano en sociedad, creo que por eso me gusta estar cerca de ellos.

5. ¿Cómo armarías el line up de tu festival ideal?

Bueno, para qué escatimar en una hipótesis cuando el límite es ninguno. Sencillamente eligiría a las mejores bandas de todas. Los Beatles, los Rolling Stones, Led Zeppelin, Pink Floyd, AC/DC, Queen, crecí escuchando y tocando el rock de esas épocas, Red Hot Chili Peppers, Oasis, Nirvana y el grunge de los 90, y admirando a los artistas que hicieron grande el rock nacional, como Charly, Fito, Calamaro, Cerati y el Indio. No me gusta segmentarme, no soy de los que escucha sólo a uno, soy fanático de todos, los grandes exponentes y las bandas que emergen y por escucharlas una vez ya me atraviesan. Sería absurdo perderse de alguno cuando se puede disfrutar de todos. Cruzaría a todos ellos con los mejores de ahora, para mí en Argentina hoy hay una escena tremendamente convocante, bandas como Conociendo Rusia, Nafta, que proponen un sonido moderno pero con matices como los de antes.

6. ¿Cuál es el instrumento más raro que tenés en tu casa?

Creo que no tengo un instrumento que sea raro de por sí, pero quizá haya rareza por otro lado: tengo una guitarra Telecaster del 1977, que fue una edición limitada que lanzó Fender en esa época. Es de mi viejo pero habitualmente la tengo en casa y es la guitarra eléctrica con la que aprendí a tocar de chico: la conservo y la cuido mucho, tiene los micrófonos y el clavijero distintos a una tele convencional.

7. ¿Cuál era tu dibujito animado favorito cuando eras chico? ¿Y ahora?

Fui contemporáneo de la época dorada de Cartoon Network. Entonces vi El laboratorio de Dexter, La vaca y el pollito, todas esas. Pero también Hey Arnold, Los Simpsons, las pelis de Disney, Toy Story, Monsters Inc. Hoy me gustan las series como Rick and Morty, Family Guy, Big Mouth.

8. ¿Tuviste alguna experiencia sobrenatural?

No que yo recuerde, aunque, si me permitís, para un flaco de mi edad que creció comprando la Rolling Stone en el kiosco, estar respondiendo este cuestionario para la revista es un poco sobrenatural [se ríe]. 

9. ¿Cuál es el último libro que leíste?

Leo menos de lo que me gustaría y más de lo que me permite el trabajo y la vida en la ciudad. Hace unas semanas que voy hojeando de a ratos los capítulos de ’El amor es imposible’ de Darío Sztajnszrajber, estuve leyendo bastante a Leila Guerriero, Samanta Schweblin, Juan Sklar, que es lo que más me gusta de la literatura argentina de ahora, y también algunas cosas de Jorge Wagensberg. El último que terminé fue La risa, un ensayo sobre el significado de la comicidad de Henri Bergson.

10. ¿A qué celebridad te gustaría tener entre tu público?

Me gustaría que vengan al teatro o a un show los que se sientan realmente convocados por lo que esté haciendo. Han venido al teatro actores y actrices que admiro muchísimo, gente grande con carrera. También he cantado para gente que respeto muchísimo, pero quizá viene un colega que no es popularmente reconocido y dice las más maravillosas cosas sobre el material que se está presentando porque hubo algo que lo movió. De cualquier manera, la familia y los amigos suelen ser los que más me emocionan ver en el público, posiblemente por ser los más sensibles y apegados a la historia personal de uno.

11. ¿Cuál es el objeto más viejo que atesorás?

Guardo en casa un pequeño tigre de peluche que le regalaron los médicos del sanatorio a mi madre cuando nací. Está impecable, no sé cómo se mantuvo tan bien. De chico cobraba vida, no tengo dudas. Literalmente de los primeros objetos con los que tuve contacto en mi vida. Debe existir un vínculo real más allá de este plano con algunos amigos imaginarios. 

12. ¿Qué actor podría protagonizar la serie sobre tu vida?

En la última década se conjugaron un montón de este tipo de series como nunca antes, yo caí en la profesión justo cuando se gestó lo que después sería una explosión, así que te imaginarás que la mitad de los casting que hago hoy en día son para biopics o historias reales. Lo que planteas es la inversa, qué loco. Es difícil, creo que mi vida está en los primeros capítulos recién. Habría que ver cómo sigue y quien sería el indicado para contar mi historia cuando termine, no obstante quisiera remarcar que humildemente me considero el más parecido para el papel [se ríe].

13. ¿Cuál es tu deporte favorito?

El fútbol, como un común hincha y jugador aficionado. Ya no juego mucho, pero todos los domingos voy a ver a mis amigos que juegan un torneo amateur, me encantaría ser como ellos pero no me da el cuerpo ni la competitividad, soy muy pasional, me cuesta poner la mente fría y ni hablar de la disciplina de entrenamiento. De chico quería ser futbolista como cualquier pibe, había un sueño fuerte ahí. Siempre creí que tuve la mala suerte de tener amigos muy buenos jugadores que entonces me hacían quedar como el peor, yo pensaba que no era tan malo despues de todo. Con los años me fui dando cuenta que en realidad esa suerte había sido buena, porque tuve la oportunidad de aprender a jugar con ellos. Siempre es bueno rodearse de gente capaz, te tira para arriba.

14. ¿Cuándo fue la última vez que pediste un autógrafo?

No pido autografos, no pido fotos, es muy raro que lo haga; si puedo te robo una frase, me guardo un momento, una conversación, trato de escuchar algo que digas, si es que te quiero y te admiro trato de generar el momento para quedarme con alguna enseñanza. Me desprendo facilmente de las fotos del celular ponele, no como una premisa de un falso hippismo o algo así, sino más bien como una tendencia a ejercitar la acumulación del recuerdo.

15. ¿Cuál fue tu primer recital?

Siempre digo que AC/DC en River, en el 2009: fue una experiencia descomunal. Creo que fue el que me marcó primero y para siempre, por la magnitud del espectáculo, por la edad que tenía, porque era y es la banda que seguí su carrera desde chico, con la que más aprendí del rock y a hacer sonar una guitarra como me daba cuenta que me gustaba escucharla. No me lo olvido nunca más, de los mejores momentos que me dio la música sin lugar a dudas ese recital.

16. ¿En qué creés?

Es una pregunta ancha como una avenida, voy a tratar de abarcar todas las esquinas. Creo que creo en todas las creencias como si fuesen factos. Creo que es bueno creer sólo por tener un norte. Siempre y cuando las condiciones estén dadas para uno -y para todos- pienso que creer en algo nos puede llevar a hacer cosas muy buenas, tan sólo por el hecho de tener confianza y determinación. Creo en las ideas, en el poder que tiene la canción, en la poesía como extracción de dolor propio o ajeno, creo en muchas personas buenas que conozco, en los artistas que me han influenciado, pero principalmente creo en el pensamiento, y sobretodo creo en el amor, ahí donde no se puede hacer otra cosa más que andar creyendo. No sólo creo como concepto, sino que también estimo que es la única manera de sobrevivir a todo esto.