Analizamos el episodio de la batalla de Winterfell y por qué su momento cumbre no funcionó como debía.

Analizamos el episodio de la batalla de Winterfell y por qué su momento cumbre no funcionó como debía

Por  ROLLING STONE

Compartir en facebook
Compartir en twitter
Compartir en whatsapp
Compartir en email

Cortesía

POR Alan Sepinwall

Muchas cosas pasan en cada episodio de Game of Thrones. Así que cada semana, estaremos profundizando en una escena memorable en particular. Se presentarán muchos spoilers del capítulo de esta semana, «The Long Night», a continuación.

Resumen de Game of Thrones: La batalla de Winterfell 

¿Dónde podemos comenzar con «The Long Night» que no sea con el final?

No es sólo que las primeras partes del episodio fueron una pesadilla visual. El director Miguel Sapochnik y el director de fotografía Fabian Wagner parecían estar tratando de poner a los espectadores en los zapatos de los pobres soldados que estaban siendo invadidos por un ejército de nomuertos que apenas podían ver. Sapochnik y Wagner lo hicieron mucho mejor con las épicas secuencias de combate en «Hardhome» y «Battle of the Bastards», que tuvieron lugar casualmente a la luz del día.

El emocionante salto de Arya de la nada para picar a Night King con el extremo puntiagudo de la vieja daga de Littlefinger hizo que el resto del episodio fuera irrelevante. Que es lo que sucede cuando introduces un supervillano que tiene una gran capacidad de poder en relación con nuestros héroes y al mismo tiempo posee una debilidad que funciona como un botón de reinicio inmediato. El gran villano es casi imposible de matar, pero si puedes hacerlo poéticamente —con la misma daga que una vez se empuñó contra el mismo chico que Night King quiere aniquilar— entonces todos los malos se derrumbarán de inmediato en pequeñas piezas congeladas o simplemente caerán muertos de nuevo.

Es un concepto que la serie había establecido anteriormente, y el desesperado plan de batalla de Jon Snow dependía más o menos de él, por lo que no fue inesperado. (Aunque la pregunta de cómo Arya logró volar hasta allí en lugar de quitarse un disfraz de hombre sin rostro en el último segundo posible, es una cuestión que será cuestionada y debatida durante mucho tiempo). Sin embargo, como gran parte de «The Long Night», se sintió narrativamente insatisfactorio.

Gran parte del poder de «A Knight of the Seven Kingdoms» de la semana pasada surgió de la idea de que muchas de las personas que experimentan estos breves momentos de alegría estarían muertas antes de la siguiente puesta de sol. Pero, aparte de Theon y Jorah, la larga noche llegó principalmente para personajes como Beric Dondarion y Dolorous Edd, para figuras que alguna vez fueron importantes como Melisandre y que habían pasado demasiado tiempo fuera de pantalla como para que su muerte importara y para personajes memorables pero extremadamente pequeños como Lyana Mormont (quien murió derrotando a un zombi gigante, porque era demasiado buena para este mundo y este show). Casi todos los personajes con los que los espectadores tienen un importante vínculo emocional sobrevivieron para luchar un día más, salvados repetidamente de un golpe o una mordida en el último segundo posible. (Brienne y Jaime solos parecían salvarse mutuamente una docena de veces a lo largo del episodio). Y justo cuando todo parecía perdido incluso para esas personas, en una secuencia con alguna de la música más inquietante que Ramin Djawadi ha compuesto para la serie (cuando escuchas un piano en Game of Thrones, las cosas están muy mal), Arya apuñaló a Night King y todo volvió a estar relativamente bien. https://www.youtube.com/embed/UuKqvE5Db2c

La elección de Arya como la asesina de Night King fue excelente. Fue una recompensa inspirada para la profecía de Melisandre de que cerraría muchos ojos para siempre, incluidos los azules, y también para las frecuentes resurrecciones de Beric (el Señor de la Luz realmente tenía un plan). Pero lo más importante es que no fue Jon Snow quien lo hizo. Game of Thrones creó sus bases al subvertir las expectativas de la audiencia acerca de quiénes podrían ser los héroes de una historia y qué pasaría con los más tradicionales. Jon es el mayor ejemplo que puedes encontrar de un héroe tradicional; y hubiera sido demasiado predecible si él fuera quien elimina la amenaza más grave para la humanidad. En cambio, fue su hermana/prima, que a menudo es pasada por alto y que también resulta ser un personaje mucho más cautivador. Había suficiente acero valyrio en Winterfell para que varios personajes fuesen los salvadores del mundo, pero Arya era la mejor opción. Felicitaciones a Benioff y Weiss por reconocer eso.

Pero la abrupta forma en que el ataque furtivo de Arya terminó toda la batalla habla de un problema con el que los creadores de GoT han estado luchando durante años: decidir si la principal amenaza de la serie era Night King o Cersei.

Aunque los White Walkers aparecen en la primera escena de la serie, fueron en gran medida una amenaza de fondo durante las primeras temporadas. No es realmente hasta el asedio en Hardhome que queda claro cuánto peor es Night King que cualquier Lannister, cualquier Bolton, cualquier esclavista, cualquier oponente anterior a todo lo que es bueno y correcto y de los Stark en este mundo de fantasía. «Hardhome» casi puso el pulgar con demasiada fuerza en las escalas narrativas, haciendo que cada conflicto entre humanos se sintiera como una pequeña pérdida de tiempo mientras un apocalipsis estaba marchando hacia el sur. Sin embargo, al mismo tiempo, Night King no es un gran personaje, ¿verdad? Él no habla, sus expresiones faciales van de engreído a presumido, mientras que sus motivos son tan simplistas como puedes ver en lo que ha sido un show moralmente ambiguo. Puedes debatir qué estilo de liderazgo se adapta mejor a una nación extensa y caótica como Westeros, pero todos pueden estar de acuerdo en que sería malo si el Night King asesinara a todos. Y para colmo, sus poderes y su ejército se habían desarrollado tanto en las últimas temporadas que cualquier batalla con él habría resultado en derrota o victoria en un solo episodio como este.

Así que es difícil criticar a Benioff y Weiss —ya sea actuando por su cuenta o siguiendo lo que George R.R. Martin les contó sobre sus propios planes para el hipotético séptimo libro— por sacar a los zombis tempranamente y hacer el final de Game of Thrones sobre Lannister contra Lannister, Clegane contra Clegane, Bronn contra cualquiera que no le pague, etc. Tenemos una historia mucho más larga y una conexión emocional más profunda con Cersei (para bien y para mal). Los episodios finales pueden profundizar en los conflictos de carácter y filosofía que han sido las bases del serial a lo largo de los años.

Pero también extrañamente convierte el apocalipsis en una distracción muy costosa. Las fuerzas de Dany y Jon han menguado —después de todo el tiempo dedicado a promocionar a los Dothraki a lo largo de los años, básicamente obtuvieron una impresionante victoria (en «The Spoils of War» de la temporada pasada) y fueron eliminados en unos 30 segundos aquí— pero los conflictos básicos son los mismos que eran antes de que Jon dirigiera su misión estúpida que le regaló un dragón a Night King. Y si la guerra con el ejército de los muertos fue simplemente una desviación de la verdadera lucha final, entonces lo menos que nos pudo haber dado fue un mejor espectáculo que la mayor parte de lo que «The Long Night» tenía para ofrecer.

Que Arya Stark —la chica menospreciada de quien todos se burlaban, que entrenó bajo un notable y variado asesino tras otro, y que comenzó a trabajar metódicamente en su lista— haya sido quien salvó al mundo es una delicia. Sin embargo, insertar su momento de triunfo absoluto en la mitad de la última temporada, al final de una hora que nos provocó dolor de cabeza en la que demasiados personajes estaban protegidos por plot armor, lo hizo mucho menos poderoso de lo que debería haber sido. Night King fue derrotado, pero de alguna manera sugirió que nunca importó tanto como la serie dijo periódicamente que importaba.

Anterior: El nombramiento de Brienne de Tarth como caballero

Analizamos el episodio de la batalla de Winterfell y por qué su momento cumbre no funcionó como debía.

POR Alan Sepinwall

Muchas cosas pasan en cada episodio de Game of Thrones. Así que cada semana, estaremos profundizando en una escena memorable en particular. Se presentarán muchos spoilers del capítulo de esta semana, «The Long Night», a continuación.

Resumen de Game of Thrones: La batalla de Winterfell 

¿Dónde podemos comenzar con «The Long Night» que no sea con el final?

No es sólo que las primeras partes del episodio fueron una pesadilla visual. El director Miguel Sapochnik y el director de fotografía Fabian Wagner parecían estar tratando de poner a los espectadores en los zapatos de los pobres soldados que estaban siendo invadidos por un ejército de nomuertos que apenas podían ver. Sapochnik y Wagner lo hicieron mucho mejor con las épicas secuencias de combate en «Hardhome» y «Battle of the Bastards», que tuvieron lugar casualmente a la luz del día.

El emocionante salto de Arya de la nada para picar a Night King con el extremo puntiagudo de la vieja daga de Littlefinger hizo que el resto del episodio fuera irrelevante. Que es lo que sucede cuando introduces un supervillano que tiene una gran capacidad de poder en relación con nuestros héroes y al mismo tiempo posee una debilidad que funciona como un botón de reinicio inmediato. El gran villano es casi imposible de matar, pero si puedes hacerlo poéticamente —con la misma daga que una vez se empuñó contra el mismo chico que Night King quiere aniquilar— entonces todos los malos se derrumbarán de inmediato en pequeñas piezas congeladas o simplemente caerán muertos de nuevo.

Es un concepto que la serie había establecido anteriormente, y el desesperado plan de batalla de Jon Snow dependía más o menos de él, por lo que no fue inesperado. (Aunque la pregunta de cómo Arya logró volar hasta allí en lugar de quitarse un disfraz de hombre sin rostro en el último segundo posible, es una cuestión que será cuestionada y debatida durante mucho tiempo). Sin embargo, como gran parte de «The Long Night», se sintió narrativamente insatisfactorio.

Gran parte del poder de «A Knight of the Seven Kingdoms» de la semana pasada surgió de la idea de que muchas de las personas que experimentan estos breves momentos de alegría estarían muertas antes de la siguiente puesta de sol. Pero, aparte de Theon y Jorah, la larga noche llegó principalmente para personajes como Beric Dondarion y Dolorous Edd, para figuras que alguna vez fueron importantes como Melisandre y que habían pasado demasiado tiempo fuera de pantalla como para que su muerte importara y para personajes memorables pero extremadamente pequeños como Lyana Mormont (quien murió derrotando a un zombi gigante, porque era demasiado buena para este mundo y este show). Casi todos los personajes con los que los espectadores tienen un importante vínculo emocional sobrevivieron para luchar un día más, salvados repetidamente de un golpe o una mordida en el último segundo posible. (Brienne y Jaime solos parecían salvarse mutuamente una docena de veces a lo largo del episodio). Y justo cuando todo parecía perdido incluso para esas personas, en una secuencia con alguna de la música más inquietante que Ramin Djawadi ha compuesto para la serie (cuando escuchas un piano en Game of Thrones, las cosas están muy mal), Arya apuñaló a Night King y todo volvió a estar relativamente bien. https://www.youtube.com/embed/UuKqvE5Db2c

La elección de Arya como la asesina de Night King fue excelente. Fue una recompensa inspirada para la profecía de Melisandre de que cerraría muchos ojos para siempre, incluidos los azules, y también para las frecuentes resurrecciones de Beric (el Señor de la Luz realmente tenía un plan). Pero lo más importante es que no fue Jon Snow quien lo hizo. Game of Thrones creó sus bases al subvertir las expectativas de la audiencia acerca de quiénes podrían ser los héroes de una historia y qué pasaría con los más tradicionales. Jon es el mayor ejemplo que puedes encontrar de un héroe tradicional; y hubiera sido demasiado predecible si él fuera quien elimina la amenaza más grave para la humanidad. En cambio, fue su hermana/prima, que a menudo es pasada por alto y que también resulta ser un personaje mucho más cautivador. Había suficiente acero valyrio en Winterfell para que varios personajes fuesen los salvadores del mundo, pero Arya era la mejor opción. Felicitaciones a Benioff y Weiss por reconocer eso.

Pero la abrupta forma en que el ataque furtivo de Arya terminó toda la batalla habla de un problema con el que los creadores de GoT han estado luchando durante años: decidir si la principal amenaza de la serie era Night King o Cersei.

Aunque los White Walkers aparecen en la primera escena de la serie, fueron en gran medida una amenaza de fondo durante las primeras temporadas. No es realmente hasta el asedio en Hardhome que queda claro cuánto peor es Night King que cualquier Lannister, cualquier Bolton, cualquier esclavista, cualquier oponente anterior a todo lo que es bueno y correcto y de los Stark en este mundo de fantasía. «Hardhome» casi puso el pulgar con demasiada fuerza en las escalas narrativas, haciendo que cada conflicto entre humanos se sintiera como una pequeña pérdida de tiempo mientras un apocalipsis estaba marchando hacia el sur. Sin embargo, al mismo tiempo, Night King no es un gran personaje, ¿verdad? Él no habla, sus expresiones faciales van de engreído a presumido, mientras que sus motivos son tan simplistas como puedes ver en lo que ha sido un show moralmente ambiguo. Puedes debatir qué estilo de liderazgo se adapta mejor a una nación extensa y caótica como Westeros, pero todos pueden estar de acuerdo en que sería malo si el Night King asesinara a todos. Y para colmo, sus poderes y su ejército se habían desarrollado tanto en las últimas temporadas que cualquier batalla con él habría resultado en derrota o victoria en un solo episodio como este.

Así que es difícil criticar a Benioff y Weiss —ya sea actuando por su cuenta o siguiendo lo que George R.R. Martin les contó sobre sus propios planes para el hipotético séptimo libro— por sacar a los zombis tempranamente y hacer el final de Game of Thrones sobre Lannister contra Lannister, Clegane contra Clegane, Bronn contra cualquiera que no le pague, etc. Tenemos una historia mucho más larga y una conexión emocional más profunda con Cersei (para bien y para mal). Los episodios finales pueden profundizar en los conflictos de carácter y filosofía que han sido las bases del serial a lo largo de los años.

Pero también extrañamente convierte el apocalipsis en una distracción muy costosa. Las fuerzas de Dany y Jon han menguado —después de todo el tiempo dedicado a promocionar a los Dothraki a lo largo de los años, básicamente obtuvieron una impresionante victoria (en «The Spoils of War» de la temporada pasada) y fueron eliminados en unos 30 segundos aquí— pero los conflictos básicos son los mismos que eran antes de que Jon dirigiera su misión estúpida que le regaló un dragón a Night King. Y si la guerra con el ejército de los muertos fue simplemente una desviación de la verdadera lucha final, entonces lo menos que nos pudo haber dado fue un mejor espectáculo que la mayor parte de lo que «The Long Night» tenía para ofrecer.

Que Arya Stark —la chica menospreciada de quien todos se burlaban, que entrenó bajo un notable y variado asesino tras otro, y que comenzó a trabajar metódicamente en su lista— haya sido quien salvó al mundo es una delicia. Sin embargo, insertar su momento de triunfo absoluto en la mitad de la última temporada, al final de una hora que nos provocó dolor de cabeza en la que demasiados personajes estaban protegidos por plot armor, lo hizo mucho menos poderoso de lo que debería haber sido. Night King fue derrotado, pero de alguna manera sugirió que nunca importó tanto como la serie dijo periódicamente que importaba.

Anterior: El nombramiento de Brienne de Tarth como caballero