Diapositiva anterior
Diapositiva siguiente
Diapositiva anterior
Diapositiva siguiente

10 años de AM, de Arctic Monkeys

Celebrando una década desde su lanzamiento, te contamos diez datos sobre la elaboración del álbum que cimentó a la banda como una de las más grandes.

Por  VALENTINA VILLAMIL

septiembre 8, 2023

Zackery Michael.

Era 2013 y en un día como hoy, la banda de rock británica, Arctic Monkeys, estaba por lanzar uno de los álbumes más emblemáticos de toda su carrera. A pesar de ser su quinta entrega de estudio, AM fue probablemente el trabajo con el que muchos de sus seguidores conocieron a Alex Turner, Jamie Cook, Matt Helders y Nick O’Malley. 

AM supuso un cambio significativo en el sonido del grupo, ya que mezclaba influencias del hip-hop con su característico estilo rock. Introdujo ritmos contundentes, grooves pronunciados y una experimentación en el estudio que lo diferenció de sus trabajos anteriores. Con motivo del décimo aniversario de este icónico álbum, te contamos diez curiosidades sobre el impacto transformador de AM tanto en la carrera de Arctic Monkeys como en el panorama musical de la época.

1. AM

El enigmático título encierra una historia que trasciende la ambigüedad inicial. El vocalista, Alex Turner, admitió a  Zane Lowe en BBC Radio 1, que la idea no nació con la banda, sino que tuvo un referente. “En realidad lo robé de la Velvet Underground, lo confesaré ahora y me lo sacaré de encima. El disco VU, obviamente”. Esta elección deliberada, resonaba con la dirección artística de la banda en aquel momento. Turner explicó: “¿Lo logramos? Sí. En resumidas cuentas, parece que este disco nos deja exactamente donde deberíamos estar ahora. Así que nos pareció bien ponerle las iniciales”. 

Pero, ¿qué hubiera sido si el álbum hubiera sido bautizado de diferente manera? Aparentemente, Turner tenía otras ideas, entre las que destaca el nombre “The New Black”. La propuesta nace a raíz de una vieja guitarra Rickenbacker y un característico amplificador negro, cariñosamente apodado “The New Black”, que desempeñaron un papel fundamental en la configuración del sonido del álbum. 

Sin embargo, AM tenía mucho más sentido a ojos de sus seguidores y de los oyentes que exploraron el concepto del álbum. El título final resuena profundamente con las corrientes temáticas que recorren el disco. Gran parte de las reflexiones líricas de Turner se desarrollan a altas horas de la madrugada, donde las emociones se ponen al descubierto y los deseos afloran. Es en estos momentos nocturnos cuando parece más impulsado a actuar según sus sentimientos, desnudando su alma al objeto de su afecto. 

2. Un antes y un después sonoro

AM podría considerarse como el nuevo debut de Arctic Monkeys. El álbum es un notable testimonio de la versatilidad musical de la banda y de su voluntad de refrescar su propuesta musical. Esta entrega se inspira en una amplia gama de géneros, como el indie rock, el rock psicodélico, el blues rock, el hard rock, el heavy metal, el desert rock, el R&B, el soul y el hip-hop, culminando en un sonido que desafía cualquier categorización fácil. Turner lo describió entonces como algo parecido a “un ritmo a lo Dr. Dre, pero con un corte a lo Ike Turner, galopando por el desierto con una Stratocaster”. 

Para lograr esta evolución sónica, los Monkeys hicieron del estudio de grabación todo un laboratorio, para dar paso a un nuevo estilo, diferenciándose de su antecesor, Suck It and See. Con una serie de instrumentos nuevos, incluidos teclados como el piano, el órgano y la celesta, así como opciones poco convencionales como la Hohner Guitaret y una caja de ritmos vintage, AM cobró vida. El productor James Ford destacó un cambio de la técnica de grabación “en directo” de sus trabajos anteriores, centrándose en el bajo y la batería para establecer un fuerte groove. 

El baterista Matt Helders incluso experimentó con configuraciones de batería poco convencionales para explorar sonidos particulares que nutrieron la entrega. El álbum también contó con músicos invitados como Josh Homme, Bill Ryder-Jones y Pete Thomas, que añadieron profundidad al tapiz sónico. 

3. El toque de Josh Homme

La participación del líder de Queens of the Stone Age marcó un aspecto importante en la evolución del álbum. El comentario de Turner de que se trataba de “un caso en el que uno de nosotros le devuelve al otro un arañazo en la espalda” aludía a la unión colaborativa entre los dos músicos. Este intercambio artístico recíproco surgió de la aparición como vocalista invitado de Turner en el álbum …Like Clockwork de Queens of the Stone Age a principios de 2013. El vínculo que compartían como amigos y músicos los llevó una vez más al estudio y la contribución de Homme insufló nueva vida al proceso creativo de los Arctic Monkeys.

El impacto de Homme en AM fue palpable (para aquellos familiarizados con el trabajo en su banda), y Turner no pudo evitar expresar su entusiasmo, describiéndolo como algo “realmente emocionante” e incluso señalándolo como su aspecto favorito del álbum. Le maravilló la singularidad de la contribución de Homme, de apenas 30 segundos de duración (en el tema ‘Knee Socks’), pero “diferente a todo lo que había escuchado antes”.

4. Tras bambalinas

La génesis creativa del álbum y el proceso de grabación fueron fascinantes. AM se ensayó y grabó en el estudio Sage & Sound de Los Ángeles, una elección inesperada que al principio no resonaba. Ford (el productor) admitió su escepticismo inicial, pero la mezcla única del encanto anticuado del estudio, gracias a su arquitectura de madera e imitación griega, le convenció. Este entorno hollywoodiense preparó el terreno para medio año de sesiones diarias de improvisación que acabaron dando a luz a AM.

Para captar la esencia del sonido del álbum, el grupo recurrió a una cinta de cassette de 4 pistas de los años 70, que le regalaron a Turner el día de su cumpleaños. Esta cinta se convirtió en la fuente principal de gran parte del material del álbum. Helders alabó su “calidad electrónica de mierda” por aportar una calidez de sonido peculiar que las alternativas digitales no podían reproducir. Esta base analógica añadía profundidad y carácter a la música, que a la par se desarrollaba con el concepto visual que más tarde registrarían en sus clips y hasta en el aspecto de sus miembros. 

Así fue como Ford modernizó entonces el proceso cultivando estos loops de demostración con Ableton Live, tendiendo un puente entre lo vintage y lo contemporáneo. Tras meses de grabación, siguieron las sesiones de grabación en el Rancho de La Luna en Joshua Tree, California. 

5. Minimalista y contundente

La portada de AM resulta ser un gran ejemplo de un diseño simple con un profundo significado, convirtiéndose en un símbolo icónico y reconocible de la identidad del grupo. A primera vista, parece engañosamente simple: un fondo negro con una línea ondulada blanca que divide horizontalmente la portada del álbum. Sin embargo, este diseño aparentemente abstracto tiene una gran profundidad comunicativa y se ha convertido en el gran sello de la banda.

El elemento central de la portada es la forma de onda, una representación visual de una señal de amplitud modulada (AM), que resume a la perfección el título del álbum. La forma de onda, deletrea sutilmente “AM” en el medio. La estética de alto contraste en blanco y negro subraya el deseo de la banda de hacer una declaración audaz con el álbum y garantiza que la portada del álbum destaque en una época en donde el minimalismo no era muy popular.

Portada de AM.

6. Versos de madrugada

La profundidad lírica y la composición del álbum ejemplifican la madurez artística del grupo. El sencillo principal, ‘R U Mine?’, es la sinopsis perfecta del concepto que se desarrolla a través del álbum: la introspección y el deseo después de medianoche. La destreza lírica de Turner crea versos que parecen textos escritos bajo la influencia de sustancias, más que propiamente declaraciones de amor convencionales.

Antecedidos por el romanticismo melancólico de Suck It and See, AM da un giro dramático y explora las consecuencias de un amor que se ha vuelto amargo. ‘Do I Wanna Know?’ es un buen ejemplo de la desesperación tras una ruptura, acompañado por riffs de guitarra y una percusión pegadiza. Encierra la vulnerabilidad y la impulsividad en medio de la contemplación nocturna, donde las palabras fluyen libremente y las inhibiciones se desvanecen.

AM ahonda en las complejidades del amor, en relación con este sujeto de interés y, al mismo tiempo, con la psique de sus miembros, sobre todo de Turner. Musicalmente, los Monkeys se inspiraron en artistas como OutKast, Black Sabbath y David Bowie e incluso incorpora la poesía de John Cooper Clarke en ‘I Wanna Be Yours’. Aquí, encontramos un recurso recurrente en el lirismo de la entrega y son metáforas poco usuales, pero que, de alguna manera, funcionan como letras de amor en el escenario moderno. “I wanna be your vacuum cleaner/ Breathing in your dust”.  [Quiero ser tu aspiradora / Respirando tu polvo]

7. ¿Y qué decían sus oyentes?

AM fue un punto de inflexión en la carrera de Arctic Monkeys, recibiendo elogios generalizados a la vez que suscitaba debates sobre la evolución de su sonido. Previo a su publicación, la banda tuvo que hacer frente a acusaciones de influencia estadounidense y a la preocupación de no tener en cuenta a los fans británicos. Sin embargo, Turner subrayó la importancia de la evolución artística y afirmó que la calidad del álbum hacía irrelevantes tales preocupaciones. 

Cuando el álbum salió finalmente a la venta, cosechó críticas que elogiaban la entrega. Pitchfork lo describió como una “colección paranoica y embrujada”, mientras que la Rolling Stone lo calificaba de “temblor garajero al estilo de Black Keys”. En tan solo su primera semana se vendieron 150 mil copias y se convirtió en el disco de vinilo más vendido en Gran Bretaña en la última década. El magnetismo especial del álbum indudablemente se hizo un espacio en la categoría de clásico del rock moderno.

8. La vuelta al mundo

Aunque muchos grupos británicos triunfan al otro lado del Atlántico, convertirse en un auténtico fenómeno en América es una hazaña poco frecuente. No se puede exagerar el impacto de este álbum en su carrera internacional, pues AM amplió significativamente su público y consolidó su estatus como grupo mainstream en varias partes del mundo.

Antes de AM, los Monkeys ya contaban con una presencia notable en la escena musical estadounidense, pero este álbum derrumbó cualquier barrera y les abrió las puertas a un reconocimiento generalizado. Sus incesantes giras por Estados Unidos ya habían sentado las bases, pero la entrega fue el catalizador que les impulsó a otro nivel de fama. 

9. Una nueva generación de fans

Arctic Monkeys ha estado construyendo su carrera desde hace poco más de dos décadas. La banda se fundó en 2002 y a partir de allí, comenzarían a trabajar en solidificar su propuesta con álbumes de estudio que llegarían años más tarde. AM “relanzó” a la banda a un nuevo nicho que crecía en la era digital, siendo este un factor fundamental para entender su meteórico ascenso en 2013.

La “era Tumblr” desempeñó un papel crucial en el éxito del álbum . Esta plataforma de microblogging fue uno de los espacios fundamentales para sentar las bases de la cultura fandom y la distribución musical, en donde géneros como el rock, alternativa e indie, eran los más populares. AM presentó una estética completamente atractiva para el adolescente del 2013. Con un diseño atractivo y letras que simpatizaban con los usuarios “incomprendidos” que podían identificarse con canciones sobre un amor caótico y consumo de sustancias, AM, más allá de ser un álbum, se convirtió en un referente cultural de la época.

Así es como entonces, con una década en el ruedo, Arctic Monkeys refrescaron su base de seguidores, creciendo con ellos y manteniéndose vigentes hasta el sol de hoy.

10. Legado

No cabe duda de que AM supuso un antes y un después para Arctic Monkeys. La voluntad de la banda de traspasar los límites musicales en el álbum dio sus frutos, con temas como ‘Do I Wanna Know?’ y ‘Why’d You Only Call Me When You’re High?’ que perduran como favoritos una década después. Este álbum no sólo consolidó su lugar en la historia de la música, sino que también allanó el camino para una mayor experimentación en lanzamientos posteriores como Tranquility Base Hotel & Casino y The Car mostrando una banda sin miedo a evolucionar y explorar nuevas fronteras sonoras.

Te puede interesar: Arctic Monkeys regresa con The Car

CONTENIDO RELACIONADO